Consejos, Maquinaria de Hostelería

¿Cómo elegir una vitrina refrigerada para una heladería?

Vitrina refrigerada heladeria

A la hora de elegir una virtrina refrigerada para una heladería no se puede uno conformar con cualquier vitrina que vea más o menos económica. Hay que tener una serie de aspectos en cuenta antes de realizar esta inversión y hoy nos hemos decidido a contártelos. 

 

Las vitrinas refrigeradas en una heladería

En ésta época del año, el calor se apodera de todos los aspectos de nuestra vida. Las ventas de helado se disparan durante esta época del año y eso significa que puede haber una necesidad por cubrir y ganar dinero con ello, pero no se puede hacer de cualquier forma.

Si quieres apostar por abrir una heladería, una de las primeras inversiones que debe hacer cualquier persona que quiera tener una, es en las vitrinas refrigeradas para heladerías. No tan sólo por la obviedad de su función más básica, sino que también por la primera impresión que se llevará el cliente, por la presentación de los helados y su textura en las vitrinas refrigeradas y por su correcta conservación.

En el mercado existen multitud de tipos de vitrinas, aunque todas las que merecen la pena para helados deben tener doble ventilación y guardar los productos a una temperatura de entre -5 ºC y -15 ºC. Esto de la doble ventilación no es más que un sistema que tiene como objetivo, que el frío se conserve en su interior, pudiendo controlar en cada momento y con exactitud la temperatura dentro de la vitrina.

El tamaño es un aspecto muy a tener en cuenta antes de comprarla. Se debe conocer el espacio del que se dispondrá en el negocio para exponer los helados y comprar una vitrina refrigerada adecuada a ese espacio, dado que una demasiado grande sería un gasto de energía y dinero fácilmente evitable, mientras que una demasiado pequeña puede limitar la oferta de productos hacia los clientes.

 

Algunos consejos para la vitrina refrigerada perfecta

  • No se deben utilizar conexiones intermedias desde tu vitrina a la red eléctrica. Es decir, enchufa la vitrina directamente a la instalación eléctrica del local con, al menos, 2 horas de antelación a poner los helados.
  • No se debe colocar la vitrina cerca de fuentes de calor o de aires acondicionados.
  • La cortina o cristal que separa al trabajador de los helados debe estar siempre cerrada a menos que se esté haciendo un servicio. Esto evita que el calor entre en la vitrina, además de posibles agentes externos que puedan colarse en la misma y arruinar la vista del cliente.
  • No se debe colocar absolutamente nada sobre la rejilla de ventilación. Esto podría provocar una obstrucción y podría llevar a la rotura de los motores de la vitrina.
  • Si se va a disponer de una vitrina ventilada (que es lo más recomendado), se deben hacer coincidir las horas del ciclo del descarche con las horas en las que no haya servicio o el servicio sea mínimo.
  • La limpieza e higiene son vitales en cualquier comercio de hostelería y éste no va a ser menos. Las vitrinas se deben desmontar cada cierto tiempo para una limpieza a fondo.

Una vitrina refrigerada  adecuada puede ser la herramienta esencial que haga de una heladería un próspero negocio. Si requieres de un mayor asesoramiento o mayor personalización, no dudes en contactar con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *