Furniture

Diseño modular para cocinas industriales: la solución para cualquier espacio

Las cocinas industriales necesitan adaptarse a un espacio restringido. No todos los locales ofrecen las condiciones perfectas para una cocina, por lo que debemos aprovechar el espacio disponible de la mejor manera. Es en estas situaciones donde las cocinas modulares destacan. Así que nada mejor que conocerlas a fondo y descubrir qué nos ofrecen.

Diseño modular para cocinas industriales

Este tipo de cocinas apareció durante la primera mitad del siglo XX por razones de producción, la cual alcanzaba ya dimensiones masivas. Así, se empezó a buscar la especialización de la maquinaria en la industria y los restaurantes. El resultado fue la aparición de módulos específicos, que pueden unirse los unos a los otros y que son intercambiables.

De esta forma, no hay graves problemas para que cocinas con necesidades y espacios diferentes dispongan de la maquinaria específica. Esta es la principal ventaja que vamos a encontrar. La fabricación de los módulos en materiales resistentes y fáciles de limpiar, como es el caso del acero inoxidable, es otra gran cualidad.

También es posible planificar el crecimiento del negocio desde la propia cocina. Si aumenta el volumen de trabajo, no habrá problemas para adquirir nuevos módulos e integrarlos con el resto. Además, se consigue maximizar el rendimiento en cada servicio o jornada de trabajo, ya que podemos disponer cada módulo de la forma más efectiva para sacar adelante el trabajo.

Esto lleva a mejorar los flujos de los empleados y evita que se den redundancias. Las labores se harán de forma ordenada, metódica y eficiente, unos requisitos que cualquier restaurante moderno debería cumplir si quiere mantener la competitividad.

El diseño modular de cocinas en 2020

Las versiones más modernas están estandarizadas, lo que facilita cambiar o actualizar las maquinarias para restaurante. Los fabricantes diseñan y producen los diferentes modelos de acuerdo a unos patrones normalizados, los cuales se van a utilizar en todo el mundo. Esto permite que cualquier cocina cuente con todo lo necesario para mantener su actividad sin importar a qué se dedique, el espacio de trabajo o la abundancia del mismo.

Además, es posible adquirir los módulos por series, lo que nos simplifica la elección de los diferentes componentes. Cada serie se adapta a unas necesidades y tamaños específicos, aunque también tenemos la opción de combinar diferentes series. Esta flexibilidad es una ventaja que no podemos dejar de lado, ya que es la diferencia entre una cocina completa y una que no lo es.

Incluso podemos optar, dependiendo del fabricante, por la confección de módulos a medida. Esta es una opción para situaciones específicas que añadirá un coste extra al módulo que necesitemos, pero que nos permitirá solucionar el problema al que nos estemos enfrentando. Si no encontramos una pieza adecuada para nuestro negocio, podremos fabricarla.

En definitiva, las cocinas industriales ganan en eficiencia y adaptabilidad al recurrir al diseño modular. Gracias a ello, adaptarse a las circunstancias que marcan el espacio y la necesidad es más sencillo que nunca. Además, tenemos la opción de fabricar módulos a medida para solucionar problemas especiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *